fbpx Skip to content

C贸mo preparar tu negocio para salir de esta crisis

Preparar el negocio para salir de crisis
5
(1)

Imagina: el mundo está entrando de lleno a la nueva normalidad, ¿cómo podemos adelantarnos para capitalizar las oportunidades que nos dejó esta situación caótica?

Sabíamos que se venían épocas de desaceleración económica, en todas partes nos las advertían, pero la crisis sanitaria que vivimos, nos ha obligado a replantearnos muchísimas cosas.

Todos los emprendedores que tienen un negocio tradicional o semi (parte digital y parte física), nos hemos visto en la necesidad de re evaluar todo lo que veníamos haciendo gracias a esta crisis.

Mira que todo esto cae en la categoría de los “rinocerontes grises” los ves a lo lejos, y dices: “chale…. Que pena que este pasando eso por allá”, pero no te imaginas que va a pasar por tu lado, y te puede hacer daño.

Justo eso nos pasó en Latinoamérica, veíamos las noticias de China y no nos inmutamos, no pensábamos que todo esto se podría salir de control, sin embargo, todo escaló muy rápido desde Italia y España y nos vimos obligados a cerrar temporalmente.

Otros cerraron definitivamente.

El punto es, que nos hemos dado cuenta que hay dos tipos de empresas, las que van a salir de la crisis más fortalecidas, y las que van a dar tumbos hasta ver qué resultado les espera.

Sé que tu y tu negocio son del primer grupo.

Algo interesante de esta temporada, es que los mercados se han empapado de una competencia perfecta a niveles que creo eran inverosímiles, ya que, con el confinamiento, la gente no podía salir de casa, lo que privó a muchas empresas grandes por ejemplo, de gastronomía, a utilizar sus espacios físicos como una ventaja ante emprendimientos más pequeños y con menos recursos.

Todo se redujo al producto y al servicio que podías dar a través de canales digitales. Así que se equipararon mucho las condiciones de competencia, y se abrieron oportunidades interesantes para pequeños negocios.

Para que podamos capitalizar las oportunidades que nos trae esta situación, hoy te traemos las claves, que te ayudarán a organizar tus esfuerzos y tener un panorama más amplio.

Análisis del entorno

Para hacer un análisis del entorno de una empresa, hay que considerar en este escenario, no solamente la actualidad por la que atravesamos, sino más bien, ver más allá de lo evidente.

Hay que hacer un análisis de las tendencias y de las modificaciones del comportamiento del consumidor, para intentar responder rápida e inteligentemente.

Hay que ponerse las pilas y estar muy activo en la parte digital, no te olvides que sólo un 33% de todo el proceso de interacción de los consumidores con las marcas está controlado por ellas. Ahora no tenemos solo que hablar de los clientes como islas, como individuos aislados o como personas que pueden darnos dinero a cambio de algún producto con un beneficio prometido.

Tenemos que hablar con y a través de comunidades, así como también monitorearlas.

En este plano es cuando las personas son más reales, y obviamente buscaran marcas que les generen mayor confianza y se ajusten a sus necesidades y actitudes.

Análisis interno

Debemos revisar bien nuestros planes y objetivos trazados, además de nuestros procesos.

Esto incluye revisar la mezcla comercial (marketing mix) que estamos aplicando en el negocio, y también revisar la cartera de clientes.

Ahora más que nunca debemos categorizar a los clientes que ya trabajan con nosotros, y aplicar el principio de Pareto, el 80/20 famoso.

Este principio dice que el 80 % de los resultados viene del 20 % de las acciones, en este caso, de los clientes, así que debemos volcar toda nuestra atención y vocación de servicio hacia ese grupo estratégico que hemos identificado.

Un análisis que te puede servir de mucho para este fin, es el Lifetime value.

Análisis de la competencia o benchmarking

La clave no es copiar, no nos vamos a fijar que hace la competencia para hacerlo nosotros también, sino más bien entender su lógica, sus iniciativas y motivaciones.

Nos permitirá adoptar las mejores prácticas desde nuestro parecer y con nuestro entorno, pero más importante, si entendemos cómo actúa y piensa la competencia, también podremos realizar simulaciones en varios aspectos, como, por ejemplo: posibles reacciones ante cambios de precios, lanzamiento de productos, estrategias comunicacionales, etc.

OJOOOOOOOOOO no nos vamos a obsesionar con ellos, no queremos ser una copia de lo que hacen, el benchmarking tiene que ser un paso de la estrategia para que nosotros mismos labremos nuestro camino de una manera más inteligente y sagaz.

Fijar objetivos a mediano plazo

No sirve alarmarnos y querer convertir ventas en dinero rápido, o empezar a recortar costos a lo loco para no tener que perder dinero ahora.

Si la idea es asegurar la supervivencia del negocio, hay que ver un horizonte de tiempo un poco más largo, y definir metas que se puedan conseguir en un plazo digamos de 2 a 5 años

En este caso podemos plantearnos la entrada a un nuevo mercado, atender otros segmentos, convertirnos en líderes de una categoría, etc.

Y tendremos que hacer un plan con los recursos que tenemos para actuar en consecuencia.

Esto nos obliga a ver un poco más allá de lo inmediato, y nos alienta a buscar maneras de crecer.

La planificación debe ser flexible, dinámica y ajustable

Uno de los aspectos que se le critica mucho a los planes de negocio desde la óptica de las metodologías ágiles, es que son rígidos, duros, y nunca (o casi nunca) se cumplen al 100%.

No se cumplen porque las condiciones reales de los factores del entorno no son estáticas, y cambian a veces de forma violenta.

Entonces, debemos tener presente que cualquier situación actual, va a cambiar en un futuro, y que tendremos que tener un ojito bien pegado a indicadores clave que den luces de cómo estamos yendo.

Lo importante es que identifiquemos cuando algo no está saliendo bien, para tomar acciones sobre esto.

Gracias a los adelantos tecnológicos, y a startups también, tenemos muchas herramientas para monitorear proyectos y equipos de trabajo, como Trello, Slack, Asana, etc.

Todas de uso gratuito, pero si necesitas más, cuentan con versiones premium.

Conclusión

Nuestra planificación, debe tener tres pilares fundamentales, los clientes, los empleados y la competencia, si entendemos a estos grupos de actores, podremos estar mejor posicionados en la toma de decisiones.

Para ellos, en siguientes posts, vamos a tocar estrategias de benchmarking, internal branding y el customer centric.

Hasta la próxima!!!!

Te gusto el post?

Toca en una estrella para calificar este post!

Puntaje promedio 5 / 5. Cuántos ya han calificado este post? 1

Sé el que marca tendencia, sé el primero en calificar!

Queremos mejorar para ti, escríbenos en los comentarios tu opinión 👇

Cómo podemos mejorar el post?

Cómo podemos mejorar el post?

Configuraci贸n