fbpx Skip to content

“Si no está roto, no lo arregle”: Cosas que NO debes hacer en resolución de problemas

rompecabezas resolución de problemas
0
(0)

Por el momento, a Juan le esta yendo de regular a bien en su emprendimiento, parece que las sacudidas más fuertes han pasado y ha aprendido la maña del rubro, ¿cuál es el siguiente paso para él y su negocio?

¿Qué se entiende por técnicas de resolución de problemas?

La resolución de problemas, entendida como esa habilidad que tienen las personas de poder gestionar una situación fregada, donde hace falta una respuesta (muchas veces no tan superficial u obvia), es una de las más valoradas desde hace tiempo.

Sin embargo, hay que entender el alcance real de estas técnicas, hasta aquí todo bien, todos entendemos que es, y cuando se la puede necesitar, lo limitante, es el momento de aplicación.

Y es que, estamos muy acostumbrados a resolver situaciones solamente cuando un problema ya se vuelve insostenible, o cuando da potenciales de tener consecuencias graves en muy poco tiempo,

Nos preocupamos solamente cuando las papas empiezan a quemarse.

¿No podríamos resolver situaciones antes de que presenten síntomas preocupantes?

La respuesta es sí, la gestión de los emprendimientos es obviamente muy eufórica, los inicios están cargados de esperanza, pero también incertidumbre, buscando áreas de mejora u oportunidades que se puedan capitalizar.

Pero por lo general, cuando se alcanza cierta estabilidad, y se entra en una meseta ya de cierta paz, porque las cosas se están encaminando y puedes respirar, se deja esa actitud de búsqueda, y se cae en una zona de confort donde se repiten las decisiones que han dado resultados antes.

Ahí es cuando se aplica mucho ese famoso dicho: Si no está roto, no lo arregle.

Parece incluso hasta cierto punto lógico, si algo sigue dando buenos resultados, o al menos son los mínimos esperados, para que vamos a buscar alternativas o hacer experimento. Es mejor dedicar los esfuerzos en otras áreas que necesiten de supervisión.

Aquí esta justamente el hueso, la parte más sensible para entender la diferencia. Si aplicas ese pensamiento, de dejar todo como estaba funcionando y centrarte únicamente en los aspectos que aparentemente requieren atención urgente, se está perdiendo una oportunidad grande.

Después de un tiempo de acostumbrarse a una única manera de hacer las cosas, todo parece urgente, y nada es realmente importante.

Quiero explicarte de la manera más entendible esto: piensa que, si solamente nos vamos por la vía X o Y sin revisar otros caminos alternos, lo único que estamos cuidando es el statu quo, es decir, son solamente labores de mantenimiento, no de crecimiento.

Digo de mantenimiento porque estamos cuidando que en nuestro proyecto todo siga como ha estado, porque parece que es lo que funciona, pero ahora el mundo está mucho más veloz, los consumidores y la competencia aprenden cada vez más rápido, y el que no se pueda adaptar y ser lo suficientemente flexible, se las va a ver feas.

¿Entonces que hacer?

En realidad, esta habilidad en conjunto con las técnicas y métodos, tienen que estar complementadas por una actitud de constate superación, no de aferrarse a prácticas rutinarias, porque ahorita mismo como están las cosas, lo único rutinario será el cambio.

El cambio que se va a repetir siempre, con ciertos intervalos, pero siempre va a estar ahí.

La resolución de problemas tiene que ampliar en nuestras cabecitas su alcance, dejar de ser un bombero que corre al incendio, para ver como lo soluciona, y empezar a utilizar esta energía en la previsión y búsqueda de oportunidades de mejora.

Esto va a necesitar que estemos constantemente con la cabecita abierta a cualquier noticia, tendencia o novedad del negocio, pero créeme, el estar activamente atento en esta tarea, te permitirá tener mucha más conciencia acerca del entorno, con lo que tendrás un potencial de reacción y respuesta mucho más elevado.

Además, por la meta de resolver problemas lo más pronto posible, podemos estar tomando acciones a corto plazo, que nos van a dar dolores de cabeza de un tiempo más, como, por ejemplo, cuando las utilidades están bajando, y se puede prescindir de por ejemplo colaboradores, usualmente toman esa salida (sino me crees, mira lo que ha dejado la pandemia y el desempleo). ¿Qué va a pasar después cuando quieras volver a un nivel de producción similar? Vas a tener que reclutar, seleccionar y entrenar personal, cosa que puede ser incluso más cara a largo plazo por la curva de aprendizaje que tendrán que pasar tus nuevos colaboradores.

Así que hay que tener una visión no solo al momento, sino también ver el horizonte en el mediano y largo plazo, para poder considerar que implicaciones tendrán tus decisiones.

Hasta la próxima!!!

Te gusto el post?

Toca en una estrella para calificar este post!

Puntaje promedio 0 / 5. Cuántos ya han calificado este post? 0

Sé el que marca tendencia, sé el primero en calificar!

Queremos mejorar para ti, escríbenos en los comentarios tu opinión 👇

Cómo podemos mejorar el post?

Cómo podemos mejorar el post?

Configuración